jueves, 25 de julio de 2013

Sin tiempo.

Llevo ya un mes trabajando. 

Y no paro. Entre las guardias, los niños y las malas noches, no saco apenas tiempo para conectarme un ratico a la blogosfera. Me apena tener el blog abandonado, porque hay muchas cosas de las que me gustaría hablar, muchas anécdotas que me gustaría contar. Mis niños están creciendo, estamos viviendo nuevas experiencias y cosas bonitas que me gustaría dejar por escrito. Para no olvidarlas, para recordarlas cuando pasen los años o cuando tengamos una mala racha. También tengo muchas reflexiones que me gustaría compartir, escuchar qué pensáis otras madres, desahogarme... 

En fin. Que me gustaría escribir por esos mismos motivos por los que abrí el blog. Pero que no me da la vida. No me da. 

Intentaré pasar por aquí de vez en cuando a dejar al menos algunos retazos de las cosas que me bullen por la cabeza. Intentaré también visitar de vez en cuando otros blogs y saludar.

Entretanto, feliz verano. 

4 comentarios:

  1. Es importante comunicar, pero más importante es vivir. No te pierdas ninguna experiencia y disfruta día a día de esos momentos únicos.

    ResponderEliminar
  2. Feliz verano y tranquila, no se puede estar por todo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es que estéis bien, cuando puedas por aquí estaremos esperando leer todas esas cosas interesantes!
    Besis

    ResponderEliminar